El revés del día

PrólogoEn 2012, en el marco del II Festival Internacional de Literatura de Córdoba (FILiC), EUNIC organizó un concurso de cuentos dirigido a escritores menores de 35 años. El eje narrativo propuesto fue: “La literatura, espía de la realidad”. El primer premio lo obtuvo Los ratos libres de Natalia Nai. Las menciones fueron para Nadie va al circo a ver los payasos de Agustín Ducanto, Mal tiempo de Agustín Barberis, Maruata de Natalia Ferreyra y Animal de Leonardo Juan Páez. Este libro presenta los trabajos ganadores e intenta servir de enlace entre los lectores y estos nuevos narradores. Los ratos libres tal vez sea el relato que más se acerca a plantear preguntas sobre la relación entre la literatura y la realidad. Un preso escribe –a escondidas– pequeños papeles donde cuenta, confiesa, imagina, convoca o quizá exorciza lo que le ha tocado vivir. Escribir es “lo que lo mantiene cuerdo, lo que lo está volviendo loco”. Y quizás allí esté el nudo de ese acto tan extraño y humano de escribir: una marca de frontera, siempre íntima y personal, entre la locura y la cordura. Escribir no nos vuelve cuerdos. Ni nos enloquece. Pero, y esto es lo importante, todo el tiempo trae a la luz dónde está para cada uno de nosotros ese límite que separa una cosa de la otra. Después, se puede cruzar o no. La literatura ya lo ha hecho visible. En Los ratos libres hay presos, un profesor que vino a dar un taller de literatura y no volvió más, los familiares que llegan con las visitas y el inquietante Coleccionista de Almas. Es la historia de una transformación o, quizás, del descubrimiento y la aceptación de lo que realmente somos y finalmente se ha revelado. ¿Qué pasa cuando una persona cambia el contenido de sus bolsillos y donde antes había hojas cuadriculadas ahora hay un cuchillo? ¿Qué tipo de arma es la escritura? Natalia Nai cuenta una historia difícil, dolorosa. Y se da el lujo, en algunos tramos, de usar el humor. Un humor denso, corrosivo, que desvela lo que hemos invisibilizado. Hay que estar atentos a las cosas que escribe Nai. Hay que buscar sus libros cuando lleguen. También uno de los cuentos que obtuvieron menciones trabaja con el humor desde un lugar desplazado. Nadie va al circo a ver los payasos es un relato preciso, angustiante, con un raro encanto. Una historia trágica atravesada de un humor triste que asusta y conmueve. El tipo de humor que sólo puede sentir –o generar– una familia de payasos en peligro. Son cinco autores. Entre ellos hay quien está a punto de terminar la carrera de letras y quien se dedica a la ingeniería. Hay estudiantes de traducción y comunicadores sociales. Algunos ya han publicado sus relatos en otros soportes –la revista Deodoro o una antología surgida de un taller literario– y más de uno está trabajando en su primer libro. Nacieron en la provincia de Córdoba. Tres en la ciudad capital y dos en el interior. Para algunos, este fue el primer concurso al que se presentaron. Para la mayoría, ser seleccionados significó una suerte de confirmación. Y eso es particularmente valioso. Los concursos son una de las posibles puertas para poner en juego lo escrito, para hacerlo circular, para compartirlo. En estos cuentos está la posibilidad de espiar –ahora, desde el lugar de lectores– algo de lo que escriben cinco jóvenes narradores de nuestra provincia. Tres de los relatos hablan de un crimen. O de varios. En uno de ellos aparece, descarnadamente, la violencia que atraviesa lo social –el trabajo y sus precariedades– y lo íntimo –los horrores que a veces suceden puertas adentro–. La violencia política también está presente. Hay un viaje que se convierte en la “última etapa” de un duelo. Hay una tropilla de miedos que sale invadiendo el paisaje. Hay transformaciones. Bienvenidos Eugenia Almeida

Archivo(s)

AdjuntoTamaño
Icono PDF elrevesdeldia.pdf1.95 MB