Prólogo de Bailar en San Antonio

Cuando uno se dedica a la sociología de la cultura bastante a menudo se encuentra con los límites de la palabra. Por lo general lo que se hace ante esos límites es extremar la vigilancia, inventar un lenguaje distinto que permita referirse con precisión a los fenómenos observados. Pero bailar, el sólo hecho de bailar, me fue poniendo en relación con otra forma del pensar. Un tipo de comprensión diferente que se logra en los pasos de la danza, en el movimiento del torso y de los brazos, en el juego de las miradas, en el contacto sutil con el compañero, en el abrazo, en el movimiento gozoso del cuerpo.

Archivo(s)

AdjuntoTamaño
Icono PDF paginasdesdebailarensanantonio.pdf108.16 KB