Un vector de coexistencia

Un vector de coexistencia

27/12/2022

En los estertores del 2022, Eduvim lanza una nueva pieza de la serie Zona de Crítica. La vida impropia, de Florencia Garramuño, instala una discusión sobre las prácticas artísticas contemporáneas en Latinoamérica dedicadas a contrarrestar los discursos hegemonizantes sobre lo individual, para apostar a la vida en contigüidad.

La vida impropia. Anonimato y singularidad sienta a dialogar una interesante zona de producciones estéticas que abandonan la interpretación de la vida individualizada y subjetiva para construir narrativas a partir de la noción de una vida impersonal y anónima, confiriendo a cada concepto su respectiva distinción, pero destacando su aporte similar al intento de despersonalizar los relatos.

Son vidas sin pertenencia, cuyo espectro trasciende a los sujetos. Garramuño utiliza denominaciones químicas como “chispa” o “energía” para exponer a autores que abandonaron lo identitario de estas vidas para comulgar sobre figuras de lo impersonal en lenguajes diversos como el fotográfico, filosófico, el del dibujo, el ensayo y el cinematográfico. En todos ellos, la musa inspiradora es la vida anónima que irrumpe los discursos convencionales.

Haciendo foco en el aspecto literario, la revisión de novelas presenta un brumoso límite entre la ficción y lo fáctico, donde emergen tintes documentales escritos desde la perspectiva de un testigo que no representa el objetivo del relato, sino que su misión radica en la crónica, comentario crítico o testimonio que comparte. En sintonía, la poesía suscripta a esta lógica se antepone con una voz lírica sin interioridad, dirigida al exterior y dislocada en razón al verso esperado.

En este corpus, la voz impropia no asume poder, propiedad ni autoridad sobre lugares, seres, cosas y discursos. En contraparte, es hospitalaria, comunitaria y nómade. No hay un ensimismamiento del individuo, hay pensamiento de lo común y de los modos de composición colectiva que resisten características de una época neoliberal como son las privatizaciones e individuales. El replanteamiento del culto a la personalidad desarrolla un estratégico dispositivo de singularidad plural que interpela al sujeto como ser en y para el mundo, y necesariamente problematiza las nociones de pueblo y comunidad.

La autora, quien ha escrito trabajos sobre literatura, política, música y arte de las culturas rioplatense y brasileña de finales de siglo XX, detectó que los diversos paisajes sociales en los que se enmarcan estas obras presentan grandes contingencias en las relaciones personales, sin embargo, antes de indagar la comunidad de esencias, se apuesta por la experiencia en común, la cual señala las incompetencias y las consecuentes violencias que deparan la cosmovisión individualizada.

A lo largo de este título, el décimo cuarto de la serie dirigida por Roxana Patiño, Garramuño reúne vestigios, discursos, memorias y fragmentos arremolinados en textos que deconstruyen la subjetividad, se dedican a descentrarla y a descubrir experiencias compartidas y acciones colectivas de manera compleja y crítica, con voces históricamente sin privilegio y sin rostro, y concibiendo la impersonalidad como un vector de coexistencia.

La vida impropia está disponible exclusivamente para compra directa ingresando aquí.   

Autor(es) del contenido

Equipo de Comunicación, Prensa y Mkt.

Equipo de Comunicación, Prensa y Mkt.

El área de comunicación de Eduvim se compone de profesionales que desarrollan estrategias y productos comunicacionales para la editorial y otras unidades del Grupo Eduvim.

Libros en nuestro catálogo relacionados al autor o colección:

Libros relacionados

Algunas prácticas artísticas latinoamericanas contemporáneas trabajan con formas de lo impersonal y anónimo e insisten en interrogar la intensidad de una experiencia que es irreductible a un yo y que se vuelve instancia de interrogación y exploración. Obras de Teixeira Coelho, Veronica Stigger,...