Se presentó «La mujercita vestida de gris»

Se presentó «La mujercita vestida de gris»

En la sede de Córdoba de la Universidad Nacional de Villa María tuvo lugar la presentación de este nuevo trabajo de Eduvim. Se llevó a cabo con presencia de las tres autoras de La Mujercita Vestida de Gris: Rosa López, Natalia Monasterolo y Marina Pérez, acompañadas por la psicóloga Claudia Huergo.

En sus palabras, Huergo presentó este proyecto con un concepto que se repetirá en todas las intervenciones de las autoras: “encuentro”, un encuentro que se convierte en acontecimiento para las tres y a partir del cual se gesta este proyecto que une, encuentra las dimensiones más rígidas del sistema jurídico y manicomial con la historia personal y subjetiva de Marina; sus miedos, la oscuridad, sus resignaciones, y también sus esperanzas renovadas.

Esta reunión fue el germen de un proceso que terminó con los 26 años de internación de Marina y le abrió las puertas a la recuperación de su libertad gracias a la rebeldía y la tozudez que entre las tres cultivaron, metiendo la potencia de este encuentro en las grietas de un frío sistema, ajeno a las necesidades subjetivas.

Aquí un pasaje de las palabras de Claudia Huergo que introdujeron a los presentes en el mundo de La mujercita vestida de gris:

“Los encuentros desordenan o imaginan un nuevo orden posible; de modo que este encuentro, entre Marina, Rosa y Natalia pone a funcionar el tiempo en otra dirección, a partir de un lugar testimoniante: Natalia, la abogada que a razón de su tesis buscaba personas que pudieran atestiguar el tránsito hospítalo-judicial como medida de seguridad curativa, llega a Rosa, la psicóloga psicoanalista y así llegan luego a Marina. Se arma entonces un lugar para la palabra cualificada, las vivencias de Marina, pero también se hablan allí -en tanto que leen- la experiencia de Rosa, las preguntas de Natalia. Un curso para lecturas que accionan, que avanzan en una nueva dirección, hasta la externación de Marina y su actual residencia en una casa de medio camino en la ciudad de Córdoba.

Si la propuesta del libro es adentrarse en la pregunta: cómo se fabrica un loco, esa fabricación nos pone frente a un modo de funcionamiento que revela sus fallas; cómo la máquina disciplinante y normalizadora ‘produce’ la misma desviación que luego denuncia. Las funciones y los funcionamientos se encarnan. Pasamos a un modo de lectura que propone hacer una historia de esos encarnamientos.

[...] El libro entonces tiene la virtud de ir presentando, palmo a palmo, la historia de las acciones; pero ya no la historia de las acciones del loco, en torno a volver ‘comprensible’ su acto, sino que, en espejo, se muestran las acciones de todo ese conjunto social, ese entramado de leyes y acciones de las que somos interpelados también. Ya no se trata -o al menos el libro no nos permite esa salida fácil- de hacer recaer en el otro la pregunta por su locura, por su historia, sino la pregunta que nos atraviesa cuando desde nuestras propias historias decidimos no armar otras salidas, salidas que tienen que ver también con la desobediencia, salidas que no sean encajarle al loco nuestra ensalada de teorías, nociones y conceptos”.

Libros relacionados

Este libro pretende, antes que nada, ser un testimonio. En mayo de 1988 Marina ingresó al sistema hospitalo-céntrico como secuela de una decisión judicial dictada en el marco de la muerte que provocare a tres de sus cuatro hijos, cuando tenía 35 años. A partir de ese momento “aguardó” casi...