LA DEUDA ARGENTINA CON EL FMI

LA DEUDA ARGENTINA CON EL FMI

25/02/2022

El FMI le concedió un préstamo a la Argentina que, de haber ganado Macri, no hubiera podido pagar. 

Si fue otorgado para favorecer a ese gobierno, ¿Cómo podría explicarse la ayuda de un enorme préstamo impagable?, Y, por otra parte, ¿Qué ganaría Estados Unidos con ese incumplimiento?  

Los candidatos de Cambiemos habían prometido no endeudarse con el FMI. Pero en 2018 tuvieron que recurrir al Fondo para no entrar en default, debido al gran endeudamiento que habían contraído con acreedores privados, y que, según el ministro de Economía Nicolás Dujovne, no había sido contraído para pagar deuda externa de gobiernos anteriores.  

Dadas las condiciones de Argentina, el préstamo acordado fue por un monto que duplicó lo establecido por los reglamentos del FMI. Esto ocurrió a instancias del gobierno neoliberal de Donald Trump, para favorecer al gobierno argentino de entonces en las elecciones próximas, según declaraciones de Claver Carcone, citadas por Noemí Brenton, profesora e investigadora a de UBA y del FCE. 

Tratando de elaborar una explicación lógica, yo diría que se acordó que, si ganaba las elecciones, se le darían facilidades, por ejemplo, una extensión del plazo por cuatro años más, hasta ver quién ganaba las próximas elecciones. Si las volvía a ganar, se le renovarían las facilidades. Si perdía, se le impondrían todas las restricciones posibles al nuevo gobierno “populista”, tratando de desprestigiarlo ante los votantes, para que volviera el gobierno neoliberal. 

Una verdadera trampa de Estados Unidos para mantener a la Argentina como una importante colonia, con la supervisión y la ayuda del FMI. 

El gobierno de Trump urdió esto, para establecer una espada de Damocles sobre los posibles gobiernos populares argentinos, en beneficio del poder real. 

El acuerdo de la deuda fue ilegal porque no pasó, como lo establece la Constitución Argentina, por el Congreso Nacional y porque violó los reglamentos del FMI. 

En el derecho civil, cuando un apoderado abusa de su poder perjudicando a su poderdante en lo económico, por ejemplo, el apoderado debe hacerse responsable del delito cometido. Pero si un gobernante se enriquece quedándose ilegalmente con miles de millones de dólares, perjudicando a millones de personas, la justicia argentina ni se entera. Esta deuda debería ser pagada por los funcionarios locales que la contrajeron ilegalmente y por los funcionarios del FMI que la acordaron contra sus propias disposiciones. 

Pero el gobierno argentino actual no actuó en ese sentido. Y si lo hubiera intentado, no habría tenido éxito, porque la justicia, en nuestro país, depende más del poder real (económico) que de los principios jurídicos, cosa que también ocurre en el ámbito internacional (en este caso, con el FMI). 

Según Claudio Lozano, director del Banco de la Nación Argentina, “Cuatro Organismos del Estado: BCRA, Oficina Anticorrupción, Sindicatura General de la Nación y la procuración del Tesoro, han demostrado ilícitos de todo tipo en el crédito tomado por Macri. Esto permite declarar la nulidad de este crédito para nuestra legislación y llevar la discusión con el FMI a los Foros Políticos y Judiciales Internacionales para desnudar todas las irregularidades y obligar a que  la corresponsabilidad del Fondo en la crisis se exprese de manera concreta en los términos del acuerdo. No puede ser que hayan prestado lo que no podían prestar y que, en lugar de habilitar un quita de capital pretendan cogobernar.”  

Porque el acuerdo del gobierno actual dice que Argentina pagará según lo establecido al acordarse el crédito, con dólares que el Fondo nos prestará  para  pagarle,  si sus inspectores aprueban los cumplimientos de las metas establecidas, de lo contrario, no podremos cumplir. Esas metas se refieren al déficit fiscal, al gasto corriente del estado, que incluye  prestaciones sociales,  salarios,  jubilaciones,  tarifas, etc., además de la exigencia de tasas de interés positivas con respecto a la inflación y  del aumento de las exportaciones, lo que implica un verdadero cogobierno extranjero.  Y también favorecerá el deterioro ambiental en nuestro país, impulsando la mayor explotación de Vaca Muerta, de la extracción dañina del litio, de la extracción del petróleo en nuestros mares, del aumento de las exportaciones de soja,  y de los agro negocios en general, desmontando bosques naturales, provocando incendios etc., todo para pagar la estafa de este préstamo que, en el momento de acordarse, sólo les sirvió a los gobernantes de entonces para fugar miles de millones de dólares a los paraísos fiscales. Fue lo que cobraron para dejar pendiente una espada de Damocles a favor de Estados Unidos. 

Recordemos que, durante el gobierno neoliberal, la administración de la justicia argentina, sobre todo en sus niveles más elevados, fue corrompida por el poder ejecutivo, en función de los intereses del poder real. 

El nuevo gobierno popular no fue capaz de mejorar el funcionamiento del poder judicial, cosa que, creo yo, se podría haber intentado comenzando por nombrar más jueces probos, de acuerdo con los reglamentos vigentes, en la Suprema Corte de Justicia, como lo sugirió Zaffaroni. 

De haberlo conseguido, el gobierno debería haber intentado sanear los medios de información social, actualmente manejados, en su gran mayoría, en función del poder real, engañando sistemáticamente al pueblo, con la excusa de la “libertad de expresión”. Como por ejemplo, dicen que más del 40% de la población, cree que el endeudamiento con el FMI fue contraído por el gobierno actual.  

Si este gobierno ni siquiera logra que la mayoría del pueblo conozca la verdad de esta trampa implementada por Estados Unidos para mantener a nuestro país como una importante colonia de su patio trasero, y los miles de millones de dólares que cobraron (y fugaron) las autoridades del gobierno anterior, ¿Qué podemos esperar?   

¿Por qué el gobierno popular no fue capaz de lograr estos cambios en la administración de la justicia y en la desinformación de la población? Y, consiguientemente, cuestionar la deuda ilegalmente contraída? Creo que uno de los principales objetivos para mejorar la vida de los argentinos, no consiste en respetar formalidades jurídicas, a riesgo de dejarle la bandeja servida al neoliberalismo para que retome el poder y arruine a nuestro pueblo. 

Con el acuerdo logrado, según Simon Hinrichsen, de Financial Times, 2022, podría ocurrir lo siguiente: “El pago continuo de deudas insostenibles tiene riesgos políticos mayores. Si los países fingen que pagarán su deuda, un resultado mucho más probable es que quemen valiosas reservas de efectivo, lo que dificultará una eventual reestructuración. Todos los programas recientes del FMI en Kenia, Sri Lanka, Pakistán y Ecuador, asumen un crecimiento de las exportaciones que está muy por encima de las tendencias históricas. No sirve que se asuma que todo el mundo puede exportar para salir de los problemas.” 

En definitiva, creo que la trampa pergeñada por los gobiernos neoliberales de Argentina y Estados Unidos en perjuicio de nuestro pueblo, lamentablemente, tiene muchas probabilidades de éxito.

Autor(es) del contenido

Federico Denti Casas

Federico Denti Casas

Contador Público Nacional y Licenciado en Ciencias Económicas.
Realizó estudios de posgrado en Escolatina, Universidad de Chile, desde 1972, egresando en 1974. Fue profesor de diversas materias de Economía en las Universidades Nacionales de Córdoba, de Río Cuarto, de San Luis y de Villa María, donde continúa ejerciendo la docencia.

Libros en nuestro catálogo relacionados al autor o colección: