Hispamérica cumplió 45 años. Diálogo con Saúl Sosnowski

Hispamérica cumplió 45 años. Diálogo con Saúl Sosnowski

Hispamérica: revista de literatura, es una de las publicaciones de referencia de la literatura latinoamericana a nivel internacional. Su primer número apareció en 1972, y desde entonces se edita por la Universidad de Maryland.
A lo largo de estas cuatro décadas, pasaron por sus páginas destacados pensadores, críticos y escritores referentes del mundo editorial y literario.
La contratapa de esta edición aniversario recoge nombres de quienes han aparecido en las páginas de Hispamérica como autores, entrevistados, o como escritores cuya obra fue reseñada e interpretada en la revista. Entre ellos aparecen Juan Gelman, Juan Forn, Tununa Mercado, María Negroni, Carlos Fuentes, Rodrigo Fresán, Noé Jitrik.

Desde Eduvim acompañamos esta celebración, participando en el número aniversario y compartiendo la noticia en nuestra comunidad.
Aprovechamos la ocasión para conversar con su director, Saúl Sosnowski.

Eduvim: ¿Cómo definiría hoy, en pocas palabras, a Hispamérica? ¿Cree que esta definición ha variado con los años?

Saúl Sosnowski: Al lanzar el primer número, julio 1972, escribí: "Mediante los enfoques que permiten las secciones de esta revista [ensayos y notas, entrevistas, testimonio, taller, ficción, poesía...] queremos ver las articulaciones del campo literario latinoamericano y no solo sus figuras más notorias.  Intentamos estudiar la literatura desde su propia problemática en un contexto cultural que no excluye el compromiso literario".  Creo que a lo largo de los 45 años de publicación (135 números) hemos sido fieles a esa propuesta.  
A esas secciones sumamos la "Serie los marginados" y "Polémicas".  Claro que la historia tiene injerencia en la recepción y selección de materiales. Hace un tiempo alguien que analizó los contenidos de Hispamérica me indicó que había una presencia muy fuerte en torno a derechos humanos… también sobre temas de identidad.
En una presentación que hice sobre la revista dije, entre otras cosas, y pensando sobre los primeros 75 números -aunque lo dicho no caducó entonces-: "Las décadas que nos han tocado transitar no permiten la asepsia, el frío y cínico cálculo de los académicos de escalafón".  El compromiso sigue vigente con las letras y con la región.

E: ¿Cuál es su visión sobre el mercado, el alcance, la importancia de las publicaciones culturales en la actualidad? ¿Qué desafío diría que enfrentan hoy las publicaciones literarias?

SS: Es reconfortante ver que siguen apareciendo revistas literarias/culturales de diferente signo, principalmente digitales.  Visto desde el lado académico lo que me preocupa es el énfasis desmesurado en la conformidad (algunos dirán sometimiento) a cierto formato para ser reconocidos e indexados en ciertas redes que son, a su vez, las que se consideran para los ascensos.  Es un tema que hemos debatido en Chile, en el primer encuentro de LATINOAMERICANA, la asociación de revistas que formamos hace un par de años.

E: ¿Qué lugar diría que tiene la revista entre los autores, la crítica, los lectores?

SS: Dependiendo de la posición desde la que se enuncia, la revista puede ser (para mí, diría, ‘debe ser’) un espacio de diálogo, de toma de posición, de apertura a nuevas voces, de re-conocimiento, de exploración. Por allí vamos, ¿no?