“Formo parte de un mundo crepuscular” dice Busqued

“Formo parte de un mundo crepuscular” dice Busqued

Carlos Busqued: “Formo parte de un mundo crepuscular”

Entrevista por Rodrigo Duarte(*)

“En Chaco hay poco lugar para la tontera y el regodeo. Si lo hay es muy perverso, porque permitirte la tontera o el regodeo en lugares como el Chaco es también de una crueldad muy grande hacia el entorno”, dice Carlos Busqued mientras vamos a un aula de la facultad donde haremos la entrevista. En el camino describe con naturaleza literaria paisajes que conoció y situaciones que vivió. Muchas de esas escenas remiten a “Bajo este sol tremendo”, novela editada por Anagrama luego de ser finalista del Premio Herralde de Novela 2008. Al margen de todos los lugares comunes, Busqued dice sorprenderse de que alguien tenga la iniciativa de hablar con él. “Eso es un misterio porque en general tengo tres o cuatro áreas de charlas y en el resto soy una nulidad, hablaremos de temas que tengan que ver con la depresión, tristeza, nubes negras en el horizonte, soles que se ocultan en un crepúsculo permanente…”.

¿Esos escenarios que aparecen en la novela tienen que ver con vos o son ficción?

Son ficciones en cuanto a que no sé si el nombre se corresponde con un lugar concreto. A Lapachito yo lo conocí después de escribir la novela y no tiene nada que ver. El Lapachito de la novela tiene más que ver con mi pueblo, Presidencia Roque Sáenz Peña, donde sí sucedieron ciertas cosas que están en el libro; como el hundimiento de las casas, el barro venenoso para los autos, una serie de cosas que viví de chico con paisajes que conozco pero están distorsionados, cambiados en el espacio-tiempo.

¿Después de “Bajo este sol tremendo” sólo escribís para el blog?

En el blog estoy escribiendo muy relacionado con la nueva novela, diálogos que quiero probar cómo funcionan o por la misma sensación de escribir en el blog, algo que te pone nervioso y te hace mirar más atentamente tu texto. Si lo ves, de 2006 a 2008 tiene mucha actividad extra literaria, ahora tengo una actividad diaria de escritura en Twiter, eso me sale más fácil porque no es importante. Estoy tratando de escribir mi segunda novela y cagándome de odio en eso.

¿Te pesa ser escritor o reconocido por eso?

Lo que pasa es que no hice ningún camino previo y escribí apuntando a eso. Debo tener 60 libros de Anagrama y por Herralde, sin ser un gran conocedor del mundo editorial, siento un gran respeto. Tradujo a (Charles) Bukowski al castellano y a través de su editorial yo conocí a (Raymond) Carver, Dennis Cooper, escritores que me marcaron muy fuerte. De repente, la persona más importante de lo que yo conozco del mundo literario me dice “voy a publicar tu novela”. Eso carga mucho el hecho de escribir de nuevo. Y, sobre todo, porque la novela tuvo muy buena recepción, muy buenas críticas que hacen referencia a símbolos que hay en la novela. Es muy raro leer eso. Yo la escribí cagado de odio en una casa que no tenía muebles en un rincón muy pobre de la ciudad de Córdoba. Yo la escribí muy solo, muy libre de referencias, y ahora es todo un trabajo volver a concentrarme en esa misma soledad porque estoy todo el tiempo pensando en las que cosas que dijeron. Mencionabas algunos autores.

¿Quiénes influenciaron tu manera de escribir?

No soy un tipo que haya leído muchos libros, pero a los que me gustaron (no más de cinco o seis) los he leído 30 o 40 veces. “A sangre fría”, de (Truman) Capote, “Contacto”, de Cooper, “Playa terminal” de (James) Ballard, casi todos los cuentos de Bukowski. Dennis Cooper me dio permiso para poner cosas de violencia sexual muy fuerte. A Sebald no lo leí, pero le robé la posibilidad de poner fotos o artículos de diarios adentro de una estructura narrativa. A otro que le robé sin saberlo es a Alejandro López, autor de “Keres cojer?=Guan tu fakque” que es un librazo, con una narración muy clásica y entendible pero construida a partir de elementos poco usuales, desde videos de Internet a documentos de inteligencia de la policía. De ahí me influenciaron en los recursos a los que podía echar mano.

¿La libertad para escribir te diferencia de otros escritores?

La verdad que leo poco y tengo gran simpatía por escritores muertos que no pueden decepcionar ya. No marco ni encuentro diferencias con otros escritores porque no los leo, no de mala onda. Yo ya estoy viejo, voy a lo seguro si no me aburro. Me importa muy poco lo que haga la juventud, yo formo parte de un mundo crepuscular, que se acaba y no me importa nada del mundo que viene porque lo van a disfrutar otros. Que se muera el mundo que viene, no me importa nada. Ojo, no estoy hablando mal de la gente, se portaron muy amablemente conmigo, pero no armo relaciones políticas de escritores, no formo parte de comunidades.

¿Y de otros grupos?

No. A mi todo lo que sea salir de mi casa es como que me amputaran algo. Tiendo a relacionarme con muy poca gente. No creo formar parte de algún grupo y me molestaría mucho formar parte de alguno, si pudiera lo evitaría.

Carlos Sebastián Busqued nació en Presidencia Roque Sáenz Peña, Chaco, en 1970. A los 16 años su familia se mudó a Córdoba. Actualmente vive en Buenos Aires. En 2008 fue finalista del Premio Herralde de Novela con “Bajo este sol tremendo” y recibió una mail de Jorge Herralde para decirle que lo iba a editar. A partir de allí la crítica literaria lo conoció. Tal como lo definió el escritor Marcelo Dughetti, Busqued es “un tipo que, según dice mi amigo Calleri, siendo un posible nuevo Rulfo habla con la humildad de un amigo”. Se presenta este jueves 6, por segunda vez en Villa María, en el marco del Festival #VillaMaríaViveYSiente.

(*)Rodrigo Duarte. Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Universidad Nacional de Villa María. Especialista en Periodismo Científico. Diplomado en Periodismo Político. Docente Auxiliar del espacio curricular “Redacción Periodística” en el Centro Universitario San Francisco. Periodista para Argentina Investiga.