Florencio Sánchez y el día del canillita

Florencio Sánchez y el día del canillita

06/11/2019 Fotografía de archivo de canillitas

Por el aniversario de la muerte de Florencio Sánchez, se conmemora el 7 de noviembre el día del canillita en la Argentina. Nació en Montevideo el 17 de enero de 1875 en Montevideo, Uruguay. Fue dramaturgo, escritor y periodista.

En 1903 se estrenó la obra M’hijo el dotor, que “consagra a Florencio Sánchez como personalidad sobresaliente en el pequeño mundo de nuestros escritores teatrales”, indicó Juan Pablo Echagüe en El País

El 4 de enero de 1904, aparece Canillita en Buenos Aires. Anunciada como “sainete en un acto” y la interpreta en el Teatro Comedia la compañía de Gerónimo Podestá. De su estreno en Buenos Aires, dijo La Nación: “Florencio Sánchez supo ser Florencio Sánchez”. Echagüe juzgó a la pieza como superior a la anterior: “No hay una sola pieza en el teatro nacional compatible con ésta”, y agregó: “Si Florencio Sánchez sólo hubiera escrito esta obra, ella le bastaría para destacarse a la vanguardia de los dramaturgos nacionales”.

Sánchez falleció el 7 de noviembre de 1907 y, en 1947, se declaró en la Argentina el día del canillita en honor al hombre que los inmortalizó a partir de la palabra. En el año 2007 se promulgó una ley para que se establezca al 7 de noviembre como día de descanso. Además, en el año 2009, a través de un decreto, los canillitas fueron reconocidos como trabajadores y no como vendedores.

Canillita integra las Obras escogidas de Florencio Sánchez que Eduvim publicó en su colección Letras y pensamientos en el Bicentenario.

¡Saludamos a todos los canillitas en su día!

Autor(es) del contenido

Equipo de Comunicación, Prensa y Mkt.

El área de comunicación de Eduvim se compone de profesionales que desarrollan estrategias y productos comunicacionales para la editorial y otras unidades del Grupo Eduvim.

Libros relacionados

"Sánchez transita el camino que va del nacionalismo al anarquismo y de éste al liberalismo en un mismo impulso, buscando su verdad, que no es una verdad universal, aunque él seguramente no lo perciba así". Jorgue Lafforgue