Escribir desde el interior

Escribir desde el interior

En los próximos meses presentaremos Caza mayor, una novela policial de Javier Chiabrando que enriquecerá nuestra colección Tinta Roja.

En esta nota, publicada en Rosario/12, Chiabrando habla sobre “ser escritor y no vivir en Buenos Aires”.

NOTICIAS DE LA BANLIEUE

Si uno tuvo la mala idea de volverse escritor y vive en el interior, siempre puede simular que está en retiro creativo o escondiéndose del acoso cual Salinger o Pynchon. Ayuda tener el aspecto adecuado: barba, pelo blanco, aire ermitaño; no olvidarse de maltratar a la prensa a la primera ocasión. La realidad suele ser menos graciosa. Si entrás en esa categoría, debo decirte, escritor y amigo mío, considerate en el horno, o ya frito, sólo cambia el índice de colesterol. Verdades obvias que un buen escritor no debería mencionar: Dios atiende en Buenos Aires, y los editores con los que uno se muere por editar también, y a lo sumo uno puede lograr con ellos una relación del estilo de las parejas que viven en ciudades separadas (pero qué son unos cientos de kilómetros cuando exista un tren de alta velocidad en cada esquina o autopistas con bicisendas y todo uniendo hasta los pueblos olvidados por sus natales). Y si él, el editor, (no importa el sexo) te engaña con Guillermo Martínez o Pablo de Santis, o con Andahazi, por default, es porque ellos le pueden dar lo que uno no, amor en directo además de miles de ejemplares vendidos.

Libros relacionados

Pierino Baldacci recorre el país vendiendo ropa. Sólo se distrae ante una buena cacería. El resto del tiempo es un hombre común que frecuenta un bar donde se habla de fútbol, de mujeres, de autos; Pierino apenas opina. Cuando llegan las anécdotas del pasado -la colimba, la soltería, la infancia-...