El movimiento obrero después del Cordobazo | EDUVIM

El movimiento obrero después del Cordobazo

El movimiento obrero después del Cordobazo

29/05/2019 Fotografía de archivo de la manifestación conocida como Cordobazo

A 50 años del estallido obrero-estudiantil en la ciudad de Córdoba, compartimos uno de los documentos, no publicado, de Jorge Faldeman, con la supervisión de José María Aricó, destinada a la revista Pasado y Presente, la cual editaría un número especial sobre los sindicatos SiTraC-SitraM.

Este escrito forma parte de un conjunto de documentos, apuntes y entrevistas compilados en el libro El obrerismo de Pasado y Presente. Documentos para un Dossier (no publicado) sobre SiTraC-SiTraM editado por Héctor Schmucler, Sebastián Malecki y Mónica Gordillo.

SiTraC y SiTraM fueron dos sindicatos combativos en la década del ‘60 y en este documento se describe la situación posterior al Cordobazo, ocurrido el 29 de mayo de 1969. Transcribimos el inicio del texto y adjuntamos el documento completo en PDF.

El movimiento obrero después del Cordobazo

La aparición del sindicalismo clasista en Córdoba se inscribe en un estado de movilización ininterrumpida que sacude a la provincia desde mayo de 1969. Pensamos que SiTraC y SiTraM expresan no solamente la particular evolución de los trabajadores de Fiat sino que son el emergente de una profunda crisis que afecta a todo el movimiento obrero cordobés. Crisis de las instituciones obreras y movilización de los trabajadores de las grandes empresas monopolistas son dos aspectos interrelacionados que contribuyen a la definición de un nuevo conflicto social. Así como el sentido del Cordobazo no se agota en el proyecto político de los dirigentes que lo desencadenaron, la lucha obrera que lo continúa tiende a replantear la actividad sindical. Tendrá que transcurrir casi un año para que el nuevo movimiento social genere a sus propios intérpretes capaces de enriquecer la discusión ideológica en el seno de las organizaciones obreras.

Después de las jornadas del 29 y 30 la CGT parece haber salido fortalecida de la lucha. Si bien los dos principales dirigentes, Torres del SMATA y Tosco de Luz y Fuerza son encarcelados y procesados, crece la influencia política de las organizaciones obreras. Se quiebra la irreductibilidad del Estado y al tiempo que se da por terminado el ciclo de la política kriegerista, el gobierno se dispone a negociar. Los cuatro y ocho años a los que Torres y Tosco, respectivamente, fueron condenados se reducen a menos de uno. La CGT que desde mayo estaba unificada tras una coordinadora de miembros confederados, se normaliza en marzo de 1970. Pero aquí ya empiezan las dificultades. El bloque de los “independientes”, dirigidos por Agustín Tosco, queda fuera del secretariado. El caudillo lucifuercista, consciente de que el espíritu del Cordobazo y las reivindicaciones que lo motivaron siguen vigentes, mantiene una actitud de crítica permanente hacia los dirigentes cegetistas, demasiado preocupados por no romper relaciones con el gobierno.

Archivos adjuntos

Libros relacionados

José María Aricó fue el animador principal de la revista Pasado y Presente, publicación aparecida en Córdoba en 1963 que ha quedado como referencia de las agitaciones intelectuales y políticas reconocibles en Argentina a partir de mediados de los años 60. Junto con los libros y publicaciones...