El libro, ¿una crisis sin fin? | EDUVIM

El libro, ¿una crisis sin fin?

El libro, ¿una crisis sin fin?

La Cámara Argentina del Libro (CAL) presentó ayer, casi al borde de finalizar el año, un esperado Informe sobre la situación del sector del libro en Argentina. El informe no descubre nada que editores, distribuidores, libreros, autores y lectores no supiéramos: que el sector está por el suelo. Y la pregunta es, entonces, ¿por cuánto tiempo más será posible soportar esta crisis? ¿Por cuánto tiempo más el Estado se hará el distraído y dejará que una de las industrias culturales decaiga a punto de desaparecer?

Hace unas semanas atrás, en el marco del Festival Vive y Siente, nuestro sello convocó a distintos actores del ecosistema del libro a participar de un Foro en tiempos de crisis. Muchos de los guarismos que hoy da a conocer el informe de la CAL estuvieron sobre el tapete de la discusión de modo No Oficial. Sin embargo, de nada sirve que conozcamos los números de manera Oficial si no se utilizan para reclamar políticas públicas inclusivas, capaces de atenuar la inevitable degradación de toda la cadena de valor del libro y su irremediable híper-concentración.

Un principio clave en el darwinismo económico del neoliberalismo es que las crisis fortalecen a los poderosos de las cadenas y no a los débiles. La actual política del gobierno de Mauricio Macri es consecuente y empuja a los poderosos a ser más poderosos. En este contexto, la salida posible es absolutamente colectiva y no individual.

Desde este espacio que comenzamos a pensar en el Foro de octubre en Villa María, una de las consignas clara fue: fortalecer las redes, buscar asociaciones y cooperación regional y territorial, fomentando el diálogo plural y proponer una campaña de peticiones realistas a los autoridades de los respectivos Estados, municipales, provinciales y Nacional.

Eso, claro, sobre la base explícita de rechazar enfáticamente las voces de los gurús que propician falsas salidas individuales. Decirle NO a los pseudo cursos que pululan proponiendo enseñar “gajes del oficio” que supuestamente cada uno se puede salvar en soledad. Los gurús del “emprendedorismo”.

Archivos adjuntos