El Fahrenheit 451 de la LUA

El Fahrenheit 451 de la LUA

Fuente: Página/12

 

La Librería Universitaria Argentina (LUA), el espacio de promoción de los libros publicados por editoriales dependientes de universidades, debió cerrar sus puertas después de que el Ministerio de Educación suprimiera su financiamiento. Desde junio, la LUA pasará a compartir local con una librería privada, lo que implicará el cese de su rol como centro cultural y una reducción de su oferta de títulos. Directores de editoriales universitarias critican el abandono del Estado y alertan por la pérdida de diversidad cultural.

Inaugurada a fines de 2013, la LUA nació con el objetivo de posicionar el libro universitario argentino, facilitando su acceso al concentrar todas las publicaciones y garantizando a esos títulos un espacio que no encuentran en las librerías comerciales. Y lo hacía desde el centro porteño en un local de 360 metros cuadrados, en la esquina de Lavalle y Montevideo. Como centro cultural albergaba ciclos de charlas y muestras de arte. Con alrededor de 2 mil novedades por año, las editoriales del sistema universitario producen entre el 4 y el 7 por ciento de las publicaciones que se editan en el país, según los informes de la Cámara Argentina del Libro de los últimos años.

El proyecto fue fruto de un esfuerzo conjunto del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), la Red de Editoriales de Universidades Nacionales (REUN) y la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU), que aportó en un principio el financiamiento. Pero, tras el cambio de gobierno, en 2016 la SPU anunció el corte de los fondos que a partir de entonces, y para evitar la clausura, fue aportado por el CIN, con dificultad, ya que los gastos de la LUA representaban el 40 por ciento del total de su presupuesto.

En diálogo con PáginaI12, el director de la editorial de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego, Francisco Lohigorry, consideró que se trata de “una pérdida grande, la reducción es un atentado contra la diversidad cultural que garantizaba la librería”, aseguró. “El Estado tiene que intervenir en favor de la diversidad cultural. El mercado por sí mismo no la favorece, sino que promueve la concentración, que atenta directamente en su contra.”

 

Leer artículo completo en https://www.pagina12.com.ar/108656-el-fahrenheit-451-de-la-lua

Categoría