El desierto y su semilla: la potencia de una escritura

El desierto y su semilla: la potencia de una escritura

09/09/2021 Fotografía: La Voz del Interior

Cuando le preguntaron a Jorge Baron Biza –apenas salió su novela publicada en el año 1998– cuánto había de verdad o de ficción en ella, contestó: “El desierto y su semilla no es una novela de hechos, ni una novela de acción, sino una novela del sentido. Mi competencia para escribir no proviene de lo que me haya ocurrido personalmente. Eso tan solo serviría para una autobiografía, que es un género llorón”. ¿Qué cifraría Baron Biza en la palabra “sentido”?, ¿qué quiere transmitir al decir una “novela del sentido”?, ¿por qué un género como el autobiográfico no alcanzaría para dar cuenta de aquello del orden de la experiencia “vivida” que se quiere poner en palabras?

Si nos remontamos a la historia que hay detrás de la única novela que publicó Baron Biza –y que le permite ingresar como escritor, no solo crítico de arte, a los 56 años al campo de la literatura argentina– sabemos que narra una catástrofe familiar, donde el padre del protagonista arroja ácido en el rostro de su esposa, a horas de firmar la sentencia de divorcio. La narración comienza a partir de esa agresión y es el hijo quien relata y acompaña a su madre, la asiste y es testigo de todo el proceso de desfiguración del rostro materno y de su dolorosa e imposible reconstrucción.

Desde esa particular posición el narrador intentará dar cuenta de eso que ocurre en el rostro y en su propio derrotero subjetivo. La novela toma esta materia y lleva la desfiguración a límites insospechados, desde la mirada de una subjetividad que también se va desfigurando y dirigiendo hacia lo desconocido.

Y en todo ese trayecto Baron Biza inventa una escritura prodigiosa, capaz de dar cuenta de otros modos de atravesar la historia vivida, abriéndola a zonas sensibles de interrogación que escapan a las formas convencionales de narrar experiencias vitales. Y es desde esas regiones que van más allá de lo humano (y de las retóricas humanistas de ciertos discursos) donde la experiencia deja lugar a otros soplos de lo vivo, a pesar de la destrucción y sus devastadores efectos, donde el escritor se sostiene en el devenir de esos trazos. A partir del tratamiento otorgado, el rostro va adquiriendo otro estatuto, capaz de producir una serie de afectos que lo independizan de su función de rostro, hasta incluso desprenderse y sobrevivir a la anécdota que le dio origen. No nos referimos solamente a la “historia personal” o autobiográfica de una vida particular; la vida se ha desprendido del “yo”, ha traspasado umbrales de representación. La vida ya deja de ser un asunto que se cierne sobre el punto de vista humano y se abre a otras fuerzas e intensidades que trastocan sus formas.

Leer El desierto y su semilla nos introduce a una experiencia de los límites, desplegando potencias que nos regalan una forma otra de vislumbrar y experimentar con los vínculos entre escritura y vida. Me pregunto si no ha sido este tratamiento particular que el escritor Jorge Baron Biza le otorga a la representación estética del rostro, el que le ha permitido lo que él tanto ansiaba, esto es, producir una escritura que se sostenga por sí misma, más allá de los acontecimientos que le dieron origen y del incesante paso del tiempo.

María Soledad Boero

¿Querés comprar el libro de María Trazos Impersonales

Para comprarlo en papel: Click aquí

Para comprarlo fuera del país: Click aquí

Para comprarlo en PDF: Click aquí

Para comprarlo en eBook: Click aquí

Autor(es) del contenido

María Soledad Boero

Nació en 1973 en Santa Eufemia, Córdoba. Su tesis de grado para la licenciatura en Letras Modernas (ffyh-unc) fue sobre la novela El desierto y su semilla de Jorge Baron Biza. Fue cofundadora de la dirección y el comité editorial de la revista Tramas, para leer la literatura argentina (1994-2000). En 2013 obtuvo el título de doctora en Semiótica (cea-unc). Es docente en la Escuela de Letras de la unc y miembro del área Pedagogía de la Memoria del Archivo Provincial de la Memoria. Desde el año 2014 codirige un proyecto de investigación sobre los vínculos entre literatura y vida en la escritura y el arte contemporáneo latinoamericano (secyt-unc). Ha publicado artículos en revistas especializadas de nuestro país y del extranjero sobre estas problemáticas y otros temas vinculados.

Libros relacionados

Hay una pista de lectura que recorre Trazos impersonales: la del desierto. Entre Carlos Correas y Baron Biza se trazan «desiertos» que se revelan decisivos para pensar la mirada heterobiográfica y sus indagaciones. ...