Eduvim Ilustrados: una colección en crecimiento

Eduvim Ilustrados: una colección en crecimiento

 

La colección comenzó editando novelas gráficas. Este año, como parte de un nuevo plan editorial, abre el juego hacia nuevas series que engloban cómics, humor gráfico y literatura infantil y juvenil, además de la posibilidad de incorporar derechos adquiridos en el exterior.
Eduvim Ilustrados es una colección coordinada por Lisa Daveloza, responsable de edición, y Victoria Robles, responsable de arte. El equipo trabaja en la búsqueda de propuestas de ilustradores y escritores, la selección de proyectos y llevan adelante cada una de las publicaciones desde la corrección hasta la imprenta.

“Hasta ahora veníamos trabajando solamente en la serie de novela gráfica, con novelas que ya se habían publicado en las colecciones Temporal y Tinta Roja de Eduvim y que tuvieron muy buena recepción entre los lectores y en la comunidad literaria. Los títulos seleccionados fueron Caza mayor, Postales de río y Chicos que vuelven. En estos casos se trabajó primero en base a la novela: el equipo de edición de Ilustrados hacía una adaptación del texto para novela gráfica, luego se enviaba al ilustrador, quien trabajaba sobre este recorte (independientemente de haber leído la novela completa), y finalmente la diseñadora editorial montaba imágenes y texto. En estas obras en particular los ilustradores no intervinieron en el proceso de adaptación del texto, el espacio que les dimos para ilustrar estaba relacionado justamente con lo que no dicen las palabras. Más o menos ese criterio se va a usar para la próxima novela que vamos a publicar en Ilustrados que es Doble crimen de Ariel Magnus”.

En el marco de la colección se publicó también Malvinas, el sur, el mar, el frío, un compilado de historietas de reconocidos autores, coeditado con la UNR, donde cada dupla (guionista y dibujante) eligió contar alguna historia relacionada con la Guerra de Malvinas.

 

¿Por qué la apuesta a libros ilustrados?
“Hace mucho tiempo había una idea de libro ilustrado en el cual la ilustración enfatizaba lo que decía el texto. No hay una fecha exacta, pero aproximadamente desde mediados del siglo XX hubo un cambio de paradigma, de la mano de otros géneros de las artes visuales, en cómo se piensa la ilustración en los libros. A partir de allí, la ilustración también acompaña el texto, dice otras cosas que el texto no dice. Por eso muchas veces se discute sobre en qué casos se considera al ilustrador como ilustrador y no como autor: depende del vínculo y el modo de trabajar del escritor con el ilustrador, muchas veces es una coautoría pero no se presenta como tal”.

Lisa explica que desde principios de los 90 se consolidó el libro ilustrado como libro de calidad, consolidación que fue resultado de varias décadas de autores, editores, ilustradores que propiciaron otro modo de pensar la literatura para niños y jóvenes, y tuvo un impacto directo en la revalorización del libro ilustrado. También en esos años se recuperó otra vertiente del campo popular, la historieta, que silenciosa pero sostenidamente fue terreno fértil para la reivindicación de la lectura de imágenes y textos, y que hoy podemos ver reflejado en el auge de la novela gráfica para adultos.
Estos procesos hicieron posible que los lectores tengan un acercamiento al libro ilustrado sin tantos prejuicios respecto de su valor cultural y la calidad del contenido. Con la revalorización de la imagen hubo y hay nuevos modos de leer, un ascenso en las lecturas de la imagen. Todo esto, claro, asociado a los cambios y avances tecnológicos y a las transformaciones en los campos de otras disciplinas visuales.

“Lo ideal, lo que a nosotros nos interesa es que el ilustrador pueda aportar otras ideas, otros sentidos. Elementos que ni si quiera nosotras vemos como editoras o que el escritor no ve como escritor. Es una síntesis de esas dos formas de construcción del arte. A veces se logra y a veces no. En algunos casos sus sentidos están muy conectados y otras veces no, a veces las interpretaciones sobre lo escrito son tan diferentes que parece que la ilustración no tiene que ver con el texto, y en el mejor de los casos te insta a pensar de qué modo están conectados. La idea de Eduvim Ilustrados es abrir series nuevas y tratar de incorporar distintos tipos de producciones: locales, nacionales, internacionales, hay muchísimo material y cosas muy buenas en todos lados… es infinita la producción que hay.”

Series y novedades
En 2017 Eduvim Ilustrados suma tres series más, además de la ya existente Novela gráfica que este año tendrá un nuevo libro, el ya mencionado Doble crimen.
La serie Humor gráfico se estrena con el libro de Pepe Angonoa y Javier Solar, Cómo yo gané la guerra, que tiene además una preventa exclusiva de ejemplares de tapa dura firmados por los autores. Este primer título de la serie es una coedición con Ediciones Recovecos y el Cispren.
Plantas comunes y corrientes inaugura la serie de Literatura infantil y juvenil, un libro de Cecilia Afonso Estevez y Pablo Picyk en ilustración, y Nicolás Schuff en textos. Esta obra fue un caso particular: la idea original fue de los ilustradores, quienes seleccionaron las plantas, las ilustraron y compusieron las primeras descripciones; y luego se sumó el escritor para dar forma a los versos. El libro, como un cuaderno de campo de la botánica cotidiana, nos cuenta breves poesías sobre las bondades de las plantas comunes y corrientes que nos acompañan todos los días.
Por último, Ghetto brother es el cómic que dará inicio a la serie Cómic internacional. En esta serie se publicarán distintas producciones que llegaron a nuestras a manos a través de los agentes que se contactaron en las ferias internacionales con nosotros. Ghetto brother es la historia de Benjy Melendez, un cómic que narra los conflictos raciales en la Nueva York de los años 70: el auge de la igualdad/desigualdad social en los ghettos y el origen del hip hop como género musical contestatario por excelencia. Como esta publicación, la idea de esta serie en particular es publicar cómic con alto contenido social que nos acerquen a las realidades de otros lugares.
 

Libros relacionados

Las crónicas de guerra son un rubro establecido desde hace mucho tiempo en el mundo de la historieta. Mi generación, aquella que entró en la adolescencia durante la posguerra de los cincuenta, se nutrió de esos relatos inspirados en el catastrófico evento de la Segunda Guerra Mundial y, en algunos casos, en la de Corea. Derrochaban imágenes de acción frenética, plagadas de onomatopeyas anglofónicas: ¡BANG!, ¡RAT-TAT-TAT!, ¡CRACK!, ¡KA-BOOM!, y otras varias.

Pierino Baldacci recorre el país vendiendo ropa. Oficialmente es un comerciante sin ambición ni luces. Es verdad, lo es. Aunque también es otra cosa. Pierino Baldacci es un cazador de nazis. Los hombres que Pierino había cazado hasta entonces eran perejiles: colaboracionistas, soldados, idiotas útiles. Caza mayor es la historia de cuando Pierino, de casualidad, dio con un jerarca al que, como Eichmann, desea cazar para que sea llevado a Israel y juzgado.

Mechi es empleada del Centro de Gestión y Participación de Parque Chacabuco, y debe mantener y actualizar el archivo de chicos perdidos y desaparecidos en la ciudad de Buenos Aires. Un trabajo monótono al que, para peor, lleva adelante en una oficina ubicada debajo de la autopista, es decir, envuelta en un ruido incesante. Hasta que algo pasa: Vanadis, una chica desaparecida a los catorce años, bella y extraña, un día aparece. Y será la primera de una lista de chicos que vuelven después de haber estado ausentes durante años.

Luna es un médico sometido al régimen de guardias de salud en un hospital público del conurbano bonaerense.

Con la fuerza poética de la imagen y la palabra contemporánea, estas nueve historietas comienzan a formar parte de una mitología, de un saber popular que dice con gestos y narrativa. Con un signo inagotable que va tras sentidos dispersos, se dice la política, el terrorismo de Estado, la pulsión de vida y muerte, las subalternidades, la pérdida de la inocencia, los cuerpos.

Categoría